ASHOKA

ASHOKA
Proyecto Permantente Permanent project icono manos

Somos una organización global que hace más de 40 años acompaña la transición hacia un nuevo paradigma, activando nuestras redes para que todas las personas puedan desarrollar habilidades que les permitan ser y actuar como Agentes de Cambio.

El mundo está definido por el cambio, se encuentra en constante transformación. Sin embargo, hoy en día este cambio es tan acelerado que modifica nuestras vidas y el entorno de forma nunca antes vista.

Las nuevas tecnologías permiten incrementar la participación de todos y posibilitan que cada uno pueda generar cambios en el mundo. Que este sea positivo depende de cada uno de nosotros.

 

“Todo lo que necesitas para cambiar al mundo es una persona que reconozca el problema”, Bill Drayton, fundador de Ashoka.

 Ashoka fue una de las primeras organizaciones en adentrarse en el ecosistema del emprendimiento social y, desde su fundación en 1980, ha dado grandes pasos para la creación de una mentalidad global de cambio. Desde sus comienzos, una de las prioridades del equipo global Ashoka ha sido medir el impacto de sus esfuerzos. Definimos impacto a los cambios sistémicos que afectan a un gran número de personas, que se derivan de los emprendedores sociales, sus ideas y de las redes que Ashoka apoya.

 

La red de emprendedores Ashoka incluye más de 3.300 miembros en 89 países. Ellos han sido responsables de algunos de los cambios sociales más significativos y sostenidos que se han producido en las últimas décadas.

En lugar de buscar personas que estén construyendo una escuela o un hospital, Ashoka centra sus esfuerzos en identificar individuos que están cambiando la forma en que los niños aprenden o los sistemas de prestación de cuidados médicos, un proceso conocido como el cambio sistémico. Por ejemplo, el Emprendedor de Ashoka Kailash Satyarthi tomó medidas para proteger los derechos de más de 83.000 niños en 144 países. Es en gran parte debido al trabajo y el activismo de Satyarthi que la Organización Internacional del Trabajo, para evitar las peores formas de trabajo infantil, adoptó el Convenio 182, el cual ahora es una directriz principal para los gobiernos de todo el mundo. En 2014, Kailash recibió el Premio Nobel de la Paz por su trabajo.